LA MEDIACIÓN EN LA FICCIÓN - Mediación consciente
15904
post-template-default,single,single-post,postid-15904,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-7.1,vc_responsive
 

LA MEDIACIÓN EN LA FICCIÓN

LA MEDIACIÓN EN LA FICCIÓN

Comparte este contenido:

Beatriz Benéitez Pérez

Abogada Y Mediadora

CUANDO LA MEDIACIÓN TRASPASA LA REALIDAD

En esta ocasión me gustaría compartir mi experiencia como mediadora que llega a convertirse en un personaje de ficción, como si de una actriz secundaria o de una figurante se tratase. Y ello ha sido posible gracias a la novela “Los de Bilbao nacen donde quieren” de María Larrea publicada por en España por Alianza editorial.

Quiero señalar cómo cualquier medio de difusión puede ser una oportunidad para dar a conocer la mediación, porque como es sabido para que la mediación sea elegida tiene que ser conocida, y qué mejor ocasión que una novela autobiográfica, donde una persona adoptada, en su búsqueda de orígenes, tras un recorrido por la historia familiar, que atraviesa varias épocas y traspasa fronteras, llega al momento de afrontar la necesidad de buscar la respuesta a las preguntas para aliviar el dolor que le provoca la incertidumbre y para ello cuenta con varios profesionales su psicóloga, un detective, una genealogista, y finalmente una mediadora para llevar a cabo la fase de contacto y encuentro con su familia biológica.

Así aparece en la novela la mediación: “La mexicana insistía, necesitábamos a alguien mejor dotado que nosotros para este trabajo. Había encontrado a una mujer en España, especialista en mediación familiar, adoptada y abogada, Beatriz……” con esa frase queda resumido un intenso trabajo previo, emocionante y confidencial, que garantiza la intimidad de las personas implicadas, la voluntariedad de su participación en un proceso que para una, la hija adoptada que busca su origen, puede ser el final de un camino, un objetivo cumplido y para la otra, la madre biológica encontrada,  puede ser el inicio de una revolución, en cualquier caso para las dos partes puede ser una aventura, que ambas, con la asistencia de la mediadora, pueden evaluar y decidir cómo quieren que continue.

Desde que me dedico a la mediación en general y a la mediación en adopción y en búsqueda de orígenes en particular, planteo cómo están en juego dos derechos, por un lado el derecho a la identidad de la persona adoptada, por otro el derecho a la intimidad de la persona o familia buscada y encontrada, y cómo dado que ambos son derechos fundamentales, parece inevitable que se plantee un conflicto de intereses entre ambos.

Tengo que recordar, una vez más, que hasta la sentencia 776/99 del Tribunal Supremo de fecha 21 de Septiembre de 1999 existió en España la posibilidad de ocultar la identidad de las madres, y que ese anonimato fue derogado tras la declaración de inconstitucionalidad sobrevenida del art. 167 y ss. del Reglamento del Registro Civil; vencido ese obstáculo en los casos en los que los tribunales entran a conocer de estos asuntos, mayoritariamente resuelven en favor del ejercicio del derecho a la identidad, no obstante, se mantiene cierta tensión y es fácil de entender cómo surge el conflicto entre los derechos de ambas partes, que se muestran especialmente vulnerables, y terminan aceptando y entendiendo que la confidencialidad del proceso de mediación mantiene a salvo su intimidad.

Precisamente esa confidencialidad del proceso de mediación es sin duda una garantía de derechos para las partes involucradas, y por otro lado puede ser un inconveniente para dar a conocer la existencia y eficacia de la propia mediación, y de su aplicación en este tipo de procesos de búsqueda de orígenes de personas adoptadas, en los que están en juego sendos derechos fundamentales.

Así que tengo que agradecer muy profundamente a María Larrea, la autora de la novela “Los de Bilbao nacen donde quieren” que haya querido mencionar la mediación y reconocer cómo con ello está favoreciendo la divulgación de esta mi profesión: la mediación.


Comparte este contenido:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.